Por qué ser formal?